El blog de Gustavo Mata
Estrategia y competencia empresarial. Las reglas del juego en los negocios.

Sábado, 14 de Junio, 2008
Gustavo Mata

Archivado en Artículos, Respuestas

Etiquetas

RSS de comentarios
Comenta
Trackback

RESPUESTA A LA PREGUNTA SOBRE LAS 65 HORAS

Me voy a poner irónico como recomendaba Sócrates. Me pregunto, siguiendo tu argumento, por qué fijar un tope tan bajo como 65 horas a la semana, ¿por qué no subirlo aún más?, yo hay semanas en las que trabajo más que eso; ¿y si lo fijaran en 7×24=168, para los workoolics?; o al fin, siguiendo tu argumento de nuevo, ¿por qué regularlo?; o, incluso aún mejor que no regularlo, se me ocurre fijarlo en 200 horas a la semana para los que trabajamos deprisa o nos levantamos antes, como diría mi recordado D. Tomás Pascual -”Ud. me dirá que no se puede trabajar más de 24 horas al día, pero yo le digo que trabajo 25, porque yo me levanto una hora antes-.

Una cosa es que tú puedas trabajar más, para eso están las horas extras, y que trabajes, y otra que te puedan fijar una jornada ordinaria en convenio superior a esas 45 horas que es lo que ahora se autoriza a hacer en algunos supuestos. A mí, me parece un retroceso lamentable sobre un derecho muy antiguo que costó mucho alcanzar. Y tampoco me vale que porque se hagan muchas horas al margen de la ley haya que cambiar la ley. Últimamente oigo mucho ese argumento: cambiemos la ley porque no se cumple. Bajemos los impuestos que si no la gente no los paga, etc. Y no me gusta nada.

Si además quitamos el salario mínimo, aún me parecería peor. Ya sé que argumentan que al subir el salario mínimo aumenta el uso del sustitutivo -el trabajador cualificado, que es más caro pero más eficiente-, y por tanto al hacerlo disminuiría la demanda de mano de obra sin cualificar -precisamente la que cobra ese salario mínimo- con lo que saldrían perjudicandos los presuntos beficiarios de esa subida . Ese argumento es muy discutible por lo que presupone, que no es cierto. ¿Qué relación real de sustitución hay entre el trabajo cualificado y el no cualificado en las economías europeas? No me parece que sea relevante.

¿Qué pasaría aplicando el mismo cuento a los altos directivos? Fíjate, si se subieran aún más el sueldo -que ya sería el colmo-, aplicando el mismo razonamiento microeconómico que desaconseja subir el salario mínimo, ocurriría que aumentaría el empleo de cuadros medios -el sustitutivo de la alta dirección, pero más barato-, al tiempo que habría algo más de paro entre los Presidentes, Consejeros Delegados y Directores Generales -claro que, como cuando les despiden les pagan una pasta de indemnización, no pasaría nada-.

Si seguimos así: ¿por qué no dejar que los niños de 7 años trabajen? ¿Si quieren y sus padres les dejan? O incluso: ¿sería razonable que tuvieran que pedir permiso, o bastaría que ellos quisieran trabajar para contratarlos?

Ya sé que hago demagogia -no me lo digáis: ante la confesión de la parte no son necesarias pruebas-, pero no soy el único que la hace en estos tiempos tan neoliberales. Me siento tan legitimado como los demás para hacerla.

El salario mínimo garantiza que -al menos- se paga algo medio decente por trabajar; además, hay muchas más cosas de tipo social enlazadas al salario mínimo, como las pensiones mínimas no contributivas y otras.

Los mercados, y la libertad de los agentes en ellos para pactar libremente, son muy buenos para asignar eficientemente los recursos -no hay nada comparable-, pero no arreglan todo, porque dejan indefensos a los más débiles y menos dotados y porque generan externalidades como la contaminación u otras que alguien ha de corregir. Por eso hay que ser solidario, y además porque al final una sociedad cohesionada es siempre más eficiente que una desestructurada y en donde lo único que funcione sea el mérito. Los países más desarrollados económica y socialmente son un ejemplo bien ilustrativo de lo que sostengo, no son sus recursos lo que les hace superiores, es su libertad, su respeto a las normas y su cohesión social la causa de su desarrollo. Por eso me gusta más la igualdad. A los poderosos no les interesa que haya tanta desigualdad, hay que convencerles de ello. La desigualdad no les hace más felices, sino menos. Como todos no son tan filántropos naturalmente como Bill Gates o Carlos Slim, hay que ayudarles, por eso no se pueden bajar tanto los impuestos en la franja alta: hay que subirlos. En eso estoy con Obama.

En fin, esto, como todo, es discutible. ¡Así que a discutirlo!

Gracias por la pregunta Pablo.

15 comentarios a “RESPUESTA A LA PREGUNTA SOBRE LAS 65 HORAS”

  1. Daven

    Yo también he de agradecer a Saulo, que al escribir su opinión, me ha vuelto a hacer reflexionar en lo cada vez más importante que es la des-naturalización del hombre. La relación del ser humano con la Naturaleza es tan forzosa y extraña que terminará por convertirse en un estrambótico artículo de consumo.

    Evidentemente coincido contigo Gustavo, y tu planteamiento es mucho más elegante y pedagógico que aquel que pudiera hacer una persona tan emocionalmente perdida como yo.

    Ese es mi segundo y más “eficiente” agradecimiento.

    Un fuerte abrazo

    David Navarro, AEDE Business School - Gustavo Mata’s supporter

  2. Gustavo Mata

    El hombre no es el dueño de la tierra. La tierra es suya, de ella misma. Nuestro papel, como especie dominante, es, a lo sumo, usar de ella de forma isoentrópica - es decir reversible, sostenible, respetuosa con el medio natural - y acrecentar nuestro conocimiento sobre ella y trasmitirlo a la generación siguiente, por si sirve para algo a ese fin. Somos un paso más en la evolución del ADN. ¿Dejaremos que haya más pasos?

  3. Daven

    Querido maestro,

    Volviendo al corazón del pensamiento liberal, ¿Es el contrato laboral un contrato entre dos partes equivalentes? Este tema es tratado por Von Mises como la obligación voluntaria, y es cierto, opuesta a la obligación hegemónica o totalitaria.

    ¿Qué será preferible para un empresario, o algo mucho peor y despiadado, un director de RRHH? Un trabajador capaz de “sacrificarse” por el mismo jornal 40 horas o 60 horas. Extraigo el término “sacrificio” del trabajo del primoroso trabajo de Seppo Sairi sobre la productividad. El mercado laboral funciona como otro cualquier mercado pero en el que la oferta es desagregada y la demanda escoge según las mejores condiciones. No nos hallamos pues en unas condiciones de perfecta competencia -¡Qué error de cálculo!- sino en el caso explicado por Chamberlain de efecto arrastre cuando un ofertante baja el precio de su producto y “arrstra” al resto de la oferta a condiciones de menor rentabilidad. ¿Donde estarían las oportunidades en este terreno? ¿no son todas para la demanda? ¿No es este un motivo teórico para tener un tope y para tener un salario mínimo, una oferta mínima de producto-trabajo en un mercado desagregado?

    Como decía Marx: “Un hombre muere un día cada 24 horas”. Ya que tenemos que enajenar nuestra vida para, al menos, alimentarnos y tener una generación de reemplazo productiva: ¡Tendremos la insensatez de devaluar el valor de nuestro tiempo en función a intereses que no son nuestros!

    Por el artículo de “Yo hago lo que me da la gana” Yo haría muchas cosas, y algunas de ellas serían muy reprobables. Me someto al poder legislativo de la democracia. Si no fuera así, si los intereses del pueblo no están representados con equidad en los parlamentos al efecto, solo entonces: Hay que desmantelar este sistema. No hace la función para la que ha nacido. No obedezco a ninguna ley que impongan los tenderos.

    Un fuerte abrazo y feliz re-encuentro

    Lord Daven, patricio romano

  4. Daven

    La relación con la Naturaleza, mi querido profesor es tan importante a nivel de respeto por ésta, nuestra surtidora de medios de producción- como de necesidad psicológica de esta relación.

    Como presentaba Shakespeare en los monólogos de sus personajes, nos encontramos al hombre como un ser “solitario, escindido y contradictorio”

    Todo se resuelve en un retorno a las relaciones naturales. Los vínculos con la Naturaleza son tan necesarios a nivel psicológico que, de retornar a ellos, pondríamos en cuestión toda la pirámide de Maslow, todas las necesidades de bienes accesorios, la ostentación, el reproche, todo el nudo gordiano del planteamiento capitalista es tan fácil de cortar como volver la mirada a las estrellas. ¿Donde está lo realmente importante?

    Volviendo a la espontaneidad se recupera la rectitud. Aquello que nos hace ángeles es de lo que carecemos al convertirnos en canallas. Nuestro único vehículo de contacto con el mundo no es sacrificable, o perderemos nuestra esencia.

    Hasta pronto

    David Navarro

  5. Gustavo Mata

    Esta es la carta del jefe indio Seattle al Presidente de los EEUU. Fue escrita en 1855.

    Si ese hombre era un salvaje nosotros ¿qué somos?…

    “El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.

    Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?

    Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.

    Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

    Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.

    Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.

    Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.

    La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.

    Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.

    No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.

    ¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.

    El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

    Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

    Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

    ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.

    Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.

    Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

    Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.

    Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.

    Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.

    La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.

    Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

    Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.

    ¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

    ¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

    La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.”

    ¡¡¡Sobrecogedor!!!!

  6. Daven

    Una de las cartas más bellas que he leído jamás. Me ha dejado sin palabras.

    Gracias, amigo, y perdón. Nuestra tierra vale más que las disputas y el precio que ofrezcamos por sus riquezas. Y esa gran verdad nos será devuelta de forma trágica.

  7. Pablo de Tarso

    Queridos Gustavo y David. Gracias por vuestros comentarios y reacciones. No esperaba menos ante mi post provocador del cual sigo con el escudo sobre mi hombro. Sin embargo, me pilláis (iba a decir cojéis…pero sabiendo por donde anda Gustavo mejor no) en medio de una mudanza gorda, con renovación de apartamento de serie, y estoy un poco desconectado, y ahora mismo agotado. Pero prometo seguir con el hilo más adelante.
    Un saludo, y cuidado no os caigáis del caballo como yo.
    Saulo

  8. Daven

    En un ambiente laboral no aceptaría jamás esa excusa. ¡Agotamiento! Creía que un estajanovista no se permitía el lujo del descanso.
    Feliz descanso.

    Lord Daven, explotador sin piedad

  9. Daven

    Recomendaciones de la OCDE, mayo del 2008:

    “Raise labour mobility within the European Union Challenge and recommendations: To increase employment and better allocate labour resources, it was recommended that the mobility of workers be raised by improving the portability of occupational pension and social welfare benefit rights.
    Actions taken: The Commission is to review regularly the progress made in improving the portability of pensions and has proposed new minimum requirements for the acquisition and preservation of
    pension rights. The Job Mobility Action Plan, announced in December 2007, sets out a series of additional actions to improve labour mobility, including measures to strengthen the European
    Employment Services (EURES) network.”

    Resulta que los Ministros de Europa son mucho más avanzados que los halcones de la OCDE y además, en aquello que nos beneficia a todos los europeos -portabilidad de pensiones y beneficios sociales para incrementar la movilidad de trabajadores- no hace nada. ¿Es la OCDE demasiado blanda o poco liberal? llegamos al colmo del absurdo, señores. Yo prefiero las bromas en el teatro, si es con un argumento de Mihura, mucho mejor. No con mi tiempo, ni mi salario.

    Y además nos lo venden como lo último en innovación social.
    ¿Dónde puedo firmar? Si es por el despido de nuestros representantes en Europa, gustoso firmaré y, creo, que es mi derecho (Si es que la soberanía demócrata de Europa no es un camelo).

    Lord Daven, socialiste

  10. Gustavo Mata

    Buena mudanza Pablo, aunque San Ignacio recomendaba que en tiempo de crisis mejor ho hacer mudanza, te deseo que vaya todo bien y no te rompan nada. He hecho como diez en mi vida y son agotagoras.
    Guardaba una botella de vino comprada en una subasta en espera de una buena ocasión para bebermela con un amigo y en una mudanza se la bebieron los que la hacían. ¡Qué les aproveche! Mejor beberse los tesoros que guardarlos.
    Un saludo muy cordial.

    Gustavo

  11. Gustavo Mata

    Leed esto:
    http://www.elpais.com/articulo/economia/directivos/grandes/empresas/suben/sueldo/pesar/crisis/elpepueco/20080616elpepueco_8/Tes

    Sigo irónico Pablo:
    ¡No se darán cuenta estos altos directivos que si se suben el sueldo otra vez van a dejar en paro a muchos altos directivos -compañeros suyos- con su alocada política! ¡Cuanto más ganen va a ser peor para ellos porque habrá mayor sustitución de altos directivos por directivos medios! Claro que los directivos medios estarán encantados. Incluso si fueran más solidarios se los bajarían y así aún habría más empleos para ellos.
    ¿Qué tal va la mudanza?
    Un abrazo.

  12. Enrique

    Totalmente de acuerdo con Gustavo.

    Y en cuanto a la observación sobre el trabajo infantil, no creo que sea demagogia, es simplemente una reducción al absurdo de diversos argumentos demagogos a favor de la desregulación extrema.

    Por lo demás, el salario mínimo, al menos en España me parece eso, un mínimo.

    No sé cómo será en algunas provincias, pero en el caso de Madrid capital, el salario mínimo no es suficiente como para vivir de manera independiente. Es una cantidad que permite, (en el mejor de los casos!!) compartir un piso (un apartamento modesto) entre varias personas, y comprar, haciendo equilibrismos, los alimentos básicos de una dieta medianamente equilibrada, más un abono transporte público y poco más.
    Yo como estudiante universitario, recibía una asignación de mis padres a principios de esta década de unos 600-650 euros mensuales. Salía a tomar cañas los fines de semana (contadísimos cubatas, no drogas ilegales), me compraba algún qué otro libro (no a menudo) e iba ocasionalmente al cine. Puedo asegurar que con la asignación y algún qué otro trabajillo ocasional, el dinero se me escurría de entre las manos con una velocidad pasmosa. Aún así, me considero afortunado por haber tenido el apoyo económico de mi familia durante mis estudios.

    El salario mínimo en Esaña (y en Madrid) no llega a los 600 euros, y esto, seis siete años después.

    Me parece que a todas luces, un salario inferior a esto, es DUMPING social… intrasocial (quiero decir, que no se trata del supuesto dumping internacional de ” niños chinos esclavizados por malvadas multinacionales”).

    Es un atentado fundamental contra la igualdad entre los ciudadanos, pues presupone una gran cantidad de personas que conviven aún con la familia, y chupan del bote paterno para techo, mesa o coche, incluso viviendo bien con los poquitos cientos de euros ingresados personalmente, que dedican íntegramente al placer.

    En nuestro país una gran cantidad de jóvenes viven decentemente gracias a la familia. Puede que no sean mantenidos por un Papá Estado interventor, pero no veo que tiene de liberal un modelo social basado en la necesidad de protección de orígen consanguíneo.

    Saludos y …I´ll be back.

  13. Enrique

    No me he presentado mínimamente, Gustavo. Fui alumno tuyo en el máster iCEX de CECO.

    Saludos desde Bélgica.

  14. Enrique

    Releyendo el texto, creo que puede inducir a confusión.

    Cuando hablaba de mi experiencia personal, al hablar de los 600-650 euros, me refería al dinero con el que debía pagar no sólo los “vicios” enumerados,sino todo el resto de gastos: el alquiler de mi habitación, comida, algunas medicinas no rembolsadas por mi seguro médico (extranjero) y demás gastos cotidianos básicos.

    Ahora si, me despido hasta la próxima.

  15. Gustavo Mata

    Gracias por los comentarios, Enrique, y bienvenido al blog del viejo “profe”. Sois vosotros, cada uno desde su puesto, especialmente los que andáis desperdigados por el mundo y aportáis vuestra visión desde lejos, siempre más objetiva por distante, los que lo hacéis interesante.

    Un fuerte abrazo desde Costa Rica -hasta el sábado- y hasta pronto.

Comenta


GC: WordPress | Diseño y desarrollo: montera34 y urbanohumano