El blog de Gustavo Mata
Estrategia y competencia empresarial. Las reglas del juego en los negocios.

Martes, 7 de Junio, 2011
Gustavo Mata

Archivado en Actualidad, Artículos

18 comentarios RSS de comentarios
Comenta
Trackback

¿IZQUIERDISTA LIBERAL O LIBERAL DE IZQUIERDA?

¿Qué soy: un izquierdista liberal o un liberal de izquierda?

Voy a utilizar el famoso gráfico de Nolan para explicar mi posición.

Soy partidario de la libertad individual, no me gustan nada los rebaños, soy un individualista radical, lo que me ubica en la parte izquierda del gráfico.

Y creo en la libertad económica como la mejor forma de reasignar los recursos;  pero para ser libres necesitamos reglas que cumplamos todos; y la libertad económica plena deja a muchos de los menos capaces fuera del sistema, lo que fomenta una desigualdad obscena que acaba frenando lo mejor de la libertad económica, que es la más eficiente asignación de los recursos.  Soy esencialmente solidario, y creo que los servicios de salud  deben estar al alcance de todos: no soporto la idea de que alguien pueda estar desasistido en sus problemas de salud desde que nace hasta que muere. También creo que la educación debe ser accesible para todos, por lo que debe haber un buen sistema público de educación y una política de becas eficiente que logre que ningún talento se quede sin desarrollar por limitaciones económicas. Todo eso me ubica en la parte media del cuadro de Nolan en la dimensión vertical.

Está muy claro lo que no soy: ni totalitario de izquierdas ni de derechas; el comunismo y el fascismo me repugnan. Tampoco soy neoliberal ni tengo nada que ver con el “tea party”; ¡no me gustan nada! Pero que haya tendencias de pensamiento político que no me gusten no me separa ni un milímetro de mi sentir profundamente democrático. Me encanta la frase de Gregorio Marañón: “Ser liberal es, precisamente, estas dos cosas: primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; y segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios”. Por eso me escandalizo tanto de hasta dónde hemos llegado en este siglo XXI en esta supuesta defensa de la libertad que implica saltarse todos los códigos éticos y las más elementales normas del derecho.

Pero, ¿qué soy?: ¿un izquierdista liberal o un liberal de izquierda? Pues no lo sé muy bien. También me encanta la frase de Indalecio Prieto:  “Soy socialista a fuer de liberal”. Prieto fue redactor y propietario del diario bilbaíno El Liberal, y militaba en el PSOE;  junto con Fernando de los Ríos integraba el sector más moderado partidario de  “la libertad para ser libres”. Los primeros socialistas fueron liberales radicales. Y los inventores del estado moderno y sus límites a la libertad económica fueron también liberales. No está muy de moda serlo, pero al final creo que soy un típico socialdemócrata. ¿El último que queda?

18 comentarios a “¿IZQUIERDISTA LIBERAL O LIBERAL DE IZQUIERDA?”

  1. alexandre

    Qué buena reflexión, Gustavo! Y yo el penúltimo…

  2. Gustavo Mata

    Amigo,
    ¡A ver si sale del armario el antepenúltimo y ya somos tres! Con tres ya hacían un partido en la transición; claro que luego esos tres se integraban en la UCD o en el PSOE a “chupar del bote”.
    La política, que debería ser la más noble de las dedicaciones, la han convertido los políticos con su, casi sin excepción, pésimo comportamiento, en la peor valorada. ¡Qué inmenso daño a la sociedad están haciendo! ¡Y no se quieren enterar de que cada vez estamos más lejos de ellos!
    Gracias por el comentario

  3. Marisa Laguna

    ¡Qué grande eres Gustavo!

  4. Gustavo Mata

    ¿Grande? ¡Lo que soy es viejo!
    Un beso.

  5. Alejandro

    Quedamos muchos Gustavo.
    El problema es que la falta de fervor radical, gregarismo, etc. nos complica un poco la acción conjunta…

    Permíteme una disertación a vuela pluma, tan sólo con la intención de debatir:

    Cuando uno basa su ser político en elementos tan básicos y fáciles de entender, por lógicos, como el diálogo, la ecuanimidad, anteponer los intereses generales a los particulares, amplitud de miras, respeto al discrepante, etc.; se topa con una clase política que confunde diálogo con diálogo sí, pero siempre y cuando no tenga que mover mis posiciones y la responsabilidad del fracaso recaiga en un tercero (véase reforma laboral); que confunde coherencia con permanecer inamovible aunque se trate de un error (menos soberbia y más humildad, por favor); la tan desgastada dignidad, de tanto usarla en falso está perdiendo su valor; intereses generales sí, pero después de ganar las elecciones calentando las cuentas de Castilla la Mancha aunque suba el coste de nuestra deuda; subir el IVA sí, pero no, pero sí, depende de las indicaciones que me lleguen hoy a través del twitter del partido;brotes verdes encharcados y perdidos entre tanta mentira; una administración sobredimensionada….

    Y cómo respondemos a esta falta de respeto de la clase política a sus votantes? Con el voto de castigo al más puro estilo porra madrid-barsa, con la renuncia a ejercer nuestros derechos, con manifestaciones que no terminan de cuajar, sudando cuando entramos en un banco pidiendo financiación porque queremos emprender un negocio (lo del ICO es de vergüenza)…

    Colores? para el fútbol, Ideología?, la justa y detrás de una buena gestión si no te la vas a tomar en serio, trifulcas partidistas?, para la prensa amarilla. Hace mucho que se han roto los sueños del siglo XX y no tenemos recambio a la vista, hemos estado entretenidos jugando a ser clase media y hablar del estado del bienestar y por detrás buscando dar el pase invirtiendo en inmobiliario e inflando los precios (el que haya podido), permaneciendo callados si no nos tocaban lo nuestro (el que tuviera algo que conservar)….

    Bien, han conseguido vaciar el cerebro del ciudadano de a pie a base de espectáculo, manipulación mediática, precariedad laboral, fiscalidad, etc. Nos tienen bien entretenidos.
    Y sin embargo nada nuevo. En la espiral logarítmica del desarrollo volvemos a compartir gran parte de coordenadas con la Roma más clásica. Pan y circo. Entropía brutal de los tres poderes. Morir desde dentro, implosionar. Células voraces que acaban con su propio sustento.
    Y sin embargo, muchas iniciativas nuevas, muchas propuestas que empiezan a dar forma al rizoma del nuevo paradigma. Banca ética, sostenibilidad, ecología, redes sociales, revueltas islámicas, concienciación individual para la acción global, etc.

    Son tiempos difíciles, pero más difíciles fueron en el pasado, mucho más. Y nunca antes se había producido una crisis en la que el ciudadano tuviera tantísimas oportunidades para decantar hacia dónde quiere que vaya el mundo, aunque sea un poco. Nunca antes hemos tenido la oportunidad que tenemos ahora de tomar iniciativas individuales que repercutan en las generales. Vale, hasta a Obama le han cortado un poco las alas, en China están a otro asunto, la vieja Europa está enrocada…

    El barco irá hacia donde decidan los remeros si estos son capaces de ponerse de acuerdo.

  6. Gustavo Mata

    Me encanta tu aportación, gracias Alejandro.

  7. Jose Luis Rovira

    Estimado profesor:

    Seguramente la concisión de tu declaración de principios me ha suscitado dudas teleológicas (es un decir) que, como se trató ampliamente durante la cena que compartimos, no parecen ser fácticas sino opinables.

    ¿Gráfico de Nolan? No parece posible reducir a tan arbitrario y difuso esquema la complejidad que supone el hombre y su circunstancia.

    ¿Libertad individual? El concepto de libertad es tan complejo que generalmente no parece posible hablar de libertad, sin concretar si se trata de libertad existencial, es decir, interior (de voluntad, de entendimiento) o exterior (política, social, económica), u ontológica (o de dominio).

    ¿Rebaño? Hay quien se confiesa ateo; sin embargo, parecería una actitud, no sé si totalitaria, decir que pertenece al “rebaño” de los incrédulos.

    ¿Individualista radical? Tal postura no parece acorde con el concepto más actual de hombre (mujer y varón).

    ¿La libertad económica, mejor forma de asignar los recursos? No parece haber quedado demostrado en la funesta etapa del capitalismo, ya desaparecido (salvo el llamado capitalismo de Estado, en Cuba y sitios progresistas parecidos).

    ¿Libertad económica plena? Afortunadamente, no parece existir libertad económica plena en ningún país del mundo.

    ¿La libertad económica plena frena lo mejor de la libertad económica? Esta frase parece un jeroglífico; simpático, eso sí, pero jeroglífico (económico, naturalmente).

    ¿Solidario? No parece que se trate de una actitud personal sino de una forma de actuar.

    ¿Izquierdas, derechas? Estos conceptos, válidos en España hasta el advenimiento de la partitocracia (palabra ignorada por la RAE) parece que han dejado de tener sentido. Según su prístino significado (desde la Revolución Francesa), hoy PSOE, PP o IU serían partidos de derechas; PNV, CiU, PSC, ERC o Bildu, partidos de izquierdas.

    ¿Comunismo? Es la etapa final del socialismo, según la mente calenturienta de Marx, por lo que parece que no puede repugnar a los que defienden las teorías de éste.

    ¿Fascismo? No parece que fue un sistema, ni mucho menos peor que el socialismo en la URSS, China, RDA,…

    ¿Neoliberal? Parece que se trata de un nuevo defensor de la libertad económica, no se sabe si plena o no.

    ¿Democracia? Suponiendo que existiera (como pasa quizá en algún país), parece que hay quien considera, además, que no es una forma legítima de gobierno, por razones obvias.

    ¿”Ser liberal es, precisamente, estas dos cosas: estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo y, segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios?” (Marañón). El autor, lamentablemente, parece confundir en una frase, impropia de él (lo que quizá tiene explicación),“ser liberal” con “ser moral” (en solamente dos aspectos, claro).

    ¿Códigos éticos? No parece que existan varios, como se deducía de lo que afirmó una antigua vicepresidenta psoeista (es decir, no socialista).

    ¿”Soy socialista a fuer de liberal” (Indalecio Prieto)? La frase parece propia de una persona que desconocía lo que es realmente el socialismo, la libertad o ambas cosas; o que mentía como un bellaco (antes o después de la llamada revolución de Asturias, o antes o después de enriquecerse fabulosamente con la “carga” del buque Vita).

    ¿Los primeros socialistas fueron liberales radicales? No parece que lo fueran, ni los llamados por Marx socialistas utópicos ni los socialistas de pro, como el mismo Marx, Engels, Kautsky, Lenin, …

    ¿Los inventores del estado moderno y sus límites a la libertad económica fueron también liberales? Parece que el concepto de nación política surge tras la Revolución Francesa, que no parece demasiado liberal, ni siquiera en economía.

    ¿Socialdemocracia? No parece que se pueda entender, entre otras, la confusa y difusa definición de socialdemocracia que ha “perpetrado” la RAE, la cual parece desconocer últimamente la forma de fijar, limpiar y dar esplendor a nada serio.

    ¿El último socialdemócrata? Es lástima, pero en Alemania parece que hay miles que se titulan así, ya que militan en el SPD (Sozialdemokratische Partei Deutschlands) y, por tanto, parece que defienden la socialdemocracia, aunque el partido pertenezca a la Internacional Socialista, que parece seguir defendiendo el socialismo.

    Un cordial saludo.

    Jose Luis

  8. Gustavo Mata

    Gracias José Luis.
    Mi post no es una declaración de principios, sino un apunte que trata de explicar sintéticamente mi postura. En un post es difícil desarrollar una teoría compleja.
    Tampoco es que tu casi telegráfica forma de hacerte preguntas sobre los conceptos manejados en mi post y responderlas clarifique mucho nada, y menos tu postura; a mí entender ¡claro! Comprendo que desarrollar ideas hiladas aunque sea en una nota corta es difícil. Pero después de lo apasionante de nuestra conversación del otro día, esperaba algo de más enjundia en tu comentario. Pero ¡qué le vamos a hacer!
    Un saludo afectuoso y de nuevo muchas gracias. Ya sabes que me encanta que la gente no esté de acuerdo conmigo; aunque esa caraterística apenas la compartan unos pocos, a mí me parece muy positiva.

    PS Con lo del último socialdemócrata me refería a nuestra querida España, en donde parece que hayan desaparecido todos y sólo queden neoliberales o neconservadores. Disculpa la imprecisión.

  9. Jose Luis Rovira

    Estimado profesor:
    Agradezco vivamente tu caballerosa y pronta contestación, muestra expresiva de tu exquisito “savoir faire”. Gracias, de nuevo.
    Lamento contradecirte, pero mi nota anterior tenía seguramente enjundia, es decir, la “parte más substanciosa e importante de algo no material” (RAE): de lo que carecía era de explicaciones que tratasen de justificar suficientemente su contenido, lo cual hubiera requerido mucho espacio, dada la complejidad de alguno de los temas citados.
    De todas formas, estoy convencido de que, a pesar de la casi telegráfica forma (como dices) en que estaba redactada la nota, con toda seguridad no representó dificultad de comprensión para un buen entendedor (y, además, erudito) como tú.
    Como pudiste deducir de varios pasajes de mi nota, considero cada vez más confusa la referencia a las ideologías políticas. Ya sabes que uno de los escasos intelectuales modernos españoles (un tanto desprestigiado por algunos, ya que fue ministro durante la Dictadura), escribió un libro que tituló “El crepúsculo de las ideologías”; a mí me parece que ahora, con más razones, ya es noche cerrada para ellas. Lástima que el autor desconociera, al parecer, la realidad de la civilización de desarrollo (de desarrollo del hombre, naturalmente) lo que hubiera completado sus explicaciones.
    Con relación a la última afirmación de tu contestación, no me considero neoliberal ni neoconservador ya que, tras leer tantas sesudas y, a veces, contradictorias definiciones, he acabado por no saber que entiende el personal (como dicen los castizos) por tales ideologías. Entonces, por exclusión, como opinas, ¿seré socialdemócrata? Pues, si hay que hacer caso a las esperpénticas definiciones de socialdemocracia y de socialismo que facilita la erudita institución que cité al principio, parece que tampoco. ¿Estaré ubicado, sin saberlo, en el limbo político?
    En cuanto a “nuestra querida España” hay que reconocer que, a la pobre, la están dejando (sobre todo, los ineptos, y bastante más, psoeistas) como no digan dueñas; lo que es lamentable también para los que no exteriorizamos amor a la patria (que Feijoo razona que es “afecto delincuente”) porque nos consideramos humildes cosmopolitas.
    Un cordial saludo.
    Jose Luis

  10. Gustavo Mata

    Gracias de por tu nuevo comentario, José Luis.
    En mi contestación no trataba de calificarte ni de neoliberal ni de neoconservador. No era una afirmación referida a ti. Sólo decía que cada vez hay más de esos y menos de los otros. Era una afirmación genérica, para nada alusiva a ti, ya que no te habías manifestado.
    De acuerdo en que las referencias políticas son menos claras cada día, pero tanto como confusas no me lo parecen. Por eso usaba para ubicarme ante mis alumnos esa referencia simplificadora, la de Nolan, que por cierto usan los neoliberales para situarse, no los socialistas.
    Creo que lo de que las ideologías están en declive lo han argumentado siempre más desde la derecha que desde la izquierda. Eso de ser apolítico casi nunca lo dicen los de la izquierda y muchos desde la derecha lo dicen.
    Dices que puede que estés en el limbo politico. Tal y como está la política, ¡igual es buen sitio el limbo!… Pero ya sabes que San Juan dice en el Apocalipsis que “por no ser ni frío ni caliente, por ser tibio, Dios te vomitará de su boca” Yo pienso que hay que optar y posicionarse, aunque respeto a quien se posiciona a favor, o en contra de mis ideas, tanto como a quien no se posiciona. La discrepancia me parece natural y sin renunciar a mis ideas estoy dispuesto a ponerme de acuerdo con quien opina de modo diferente; aunque a alguno de nuestros compañeros de mesa les parezca un relativismo condenable con la excomunión, o casi, es así. Insisto en que me encanta que opinen algo diferente a lo que opino.
    La verdad es que PSOE en el gobierno lo hace muy mal, pero a mi juicio el PP en la oposición, con Rajoy al frente, lo hace tan mal que no ha hecho nada más que perder elecciones delante del inepto de Zapatero, lo que tiene mucho mérito. Claro que el que le puso ahí fue Aznar -¡vaya visión!-.Como diría nuestro compañero en la cena: ¡eso son hechos y no opiniones!
    El PP tampoco vio venir la crisis -igual que el PSOE- y Rajoy se pasó la primera legislatura hablando de terrorismo sin hacer apenas alusiones a la economía, porque iba bien, sin ver la que se estaba liando, y porque no sabe de economía casi nada, lo que supone saber algo mas de lo que sabe Zapatero, que no le ha dedicado ni las dos tardes que le propuso Sevilla para enterarse; y en la segunda legislatura, hasta hace poco sólo hablando de economía, porque iba muy mal, pero sin una propuesta mínimamente coherente. Todo ello a mi entender, claro.
    Rajoy estudió en mi colegio, pero parece que los jesuitas enseñaban en mi tiempo otros valores, diferentes a los que enseñaban en su época.
    Cada jueves participo -creo, sinceramente, que es en mi condición de izquierdista de buena facha- en Business TV, canal de Intereconomía, en la tertulia de Business Conection, en donde me puedes ver rodeado de gentes que están en mis antípodas desde el punto de vista político -por ejemplo periodistas de Libertad Digital- discrepando amigablemente e intentando debatir desde la razón y la inteligencia. ¡Lástima de no tener más de eso último!, aunque lo que tengo, trato de aprovecharlo.
    Un saludo.

  11. Jose Luis Rovira

    Estimado Gustavo:
    Lo de mi clasificación como no neoliberal, neoconservador o socialdemócrata era simple ironía, que espero me perdones.
    Es que las palabras neoliberal y neoconservador, así como las de izquierda, derecha y sus combinaciones binarias (aparte de la gansada de lo del centro), carecen de significado, a estas alturas de la Historia. No así la de socialdemócrata, que es una persona afiliada o simpatizante de un partido político alemán.
    Cuando hablé del limbo también ironizaba (esta vez contra mí mismo) ya que, como sabes, estar en el limbo es “estar distraído y como alelado” (RAE). Naturalmente que estoy posicionado (como dices): con la verdad, es decir, con la realidad de las cosas, lo que me permite criticar las decisiones de cualquier partido político si las considero inadecuadas.
    Por eso, llamo psoeistas a los afiliados al PSOE; porque se hacen pasar por socialistas, sin serlo, ya que el partido abjuró del marxismo, es decir, del socialismo, al inicio de la partitocracia (con ribetes de moderna sinarquía) que padecemos.
    Pues bien, los psoeistas suelen difundir constantemente, a bombo y platillo, que son de izquierdas.
    Ya se ha olvidado la actuación del Gobierno psoeista durante su primer mandato: uso del llamado terrorismo de Estado (creación de la banda criminal GAL, con numerosos asesinatos a su cargo), expolio de bienes privados y públicos (incautación de RUMASA para malbaratarla, privatización opaca de empresas públicas, robo de los llamados fondos reservados, cobro de comisiones mediante empresas u organizaciones como FILESA, MALESA, Time Export), permisión del robo (Exposición Universal de Sevilla, Cruz Roja, AVE, BOE, Guardia Civil,…), nepotismo (nombramiento de partidarios incompetentes para puestos públicos), desgobierno (aumento vertiginoso de la deuda pública y del paro, descapitalización de la Seguridad Social, gravísimo destrozo del sistema educativo, incluso del universitario).
    En cuanto a la actuación del Gobierno psoeista durante su segundo mandato hay que destacar, como hechos más significativos, la concesión de ventajas a las uniones homosexuales (y no, a otros tipos de convivencia), el empeoramiento del sistema de enseñanza (que se destrozó deliberadamente en el primer gobierno psoeista), el adoctrinamiento de la juventud en el relativismo moral (mediante la imposición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía), el aborto “a destajo”, el beligerante laicismo (no, laicidad), la eutanasia (al caer), el desguace de la Constitución (Estatuto de Cataluña), la connivencia con el terrorismo etarra (entre otras cosas, mediante la legalización de Bildu), la utilización partidaria de la justicia.
    Estos últimos hechos son de enorme trascendencia (mayor aún que la de la situación económica) para el futuro de este país (antes llamado España) a los que el preboste del primer partido de la oposición (para algunos, de la colaboración oculta), que parece estar en el limbo, apenas hace referencia: ¿será también de izquierdas? Quizá, aunque no por eso, hay que dudar, como tú haces, de sus valores o, como decimos otros (mayores en edad, pero no en saber ni gobierno), de sus convicciones morales (o éticas).
    Sí, estoy de acuerdo contigo en el hecho de que la marcha de este país (antes llamado España) ha sido nefasta durante la partitocracia; salvo en economía, bajo el mandato del PP, que lo único que logró fue salvarla de la deuda pública en el que la había sumido el PSOE y mejorar la situación económica. Y nada más.
    Y, con relación a la tertulia, nada de falsa modestia sobre tu nivel intelectual: ¡si hasta sabes lo que es ser de izquierdas pero sin ser psoeista ni nada parecido!
    Sin embargo, tu reticencia a compartir conmigo ese arcano conocimiento me invita a suspender, por lo menos hasta después de las vacaciones (o hasta la próxima cena de profesores). tan grata comunicación como hemos mantenido. Te deseo un feliz verano. Y la paz.
    Un saludo cordial.
    Jose Luis

  12. Gustavo Mata

    Gracias de nuevo José Luis.
    Lo de mi relativamente escasa inteligencia no es modestia, es realismo. Soy una mediocridad bien trabajada y hasta cierto punto, pienso, aprovechada. Pero soy una mediocridad intelectual, lo tengo claro, y no es modestia, insisto. La modestia es una de las mucha virtudes de las que carezco.
    Me encantaría que no despacharas a los gobiernos del PP con tanta indulgencia. Tampoco ellos hicieron nada contra la ley del aborto y nos metieron en la Guerra de Irak, por ejemplo. Me acuerdo bien de cuando en el PP aplaudían a Barrionuevo por su política antiterrorista. ¿Te acuerdas de cuando Aznar hablaba catalán en la intimidad y lo que cedió a los nacionalistas? ¿O de las mentiras que les costaron las elecciones frente al inutil de Zapatero? Y de corrupción están como para callarse. Pero, no se trata de lo de “tú más” a los que ellos nos tienen acostumbrados. La política la han convertido los políticos -todos- en una cloaca, cuando debería ser algo noble, tal vez lo más noble por lo que supone de servicio público.
    Como estamos de vacaciones me parece bien entrar en esa suspensión que propones.
    Feliz descanso.

  13. Enrique Echanique

    Si usáramos algo del sentido común que has demostrado en este articulo, las etiquetas de izquierda y derecha no serian necesarias.

  14. Gustavo Mata

    Con toda probabilidad, Enrique.
    Gracias y un saludo.

  15. Manolo Ventura

    Me he divertido un montón leyendo tu intercambio de puñales con José Luis Rovira. Aunque no he visto, aun, tu foto, sé en el fondo de mis hígados que eres “mi Gustavo Mata”. Me alegro de verte vivo, coleando y cociqueando, como de costumbre.

    Un consejo: no te declares socialdemócrata, cosa que algunos confunden con militante de la SPD (peor sería que te confundieran con militante del PSD portugués o del PSDB brasileño)sino socialista democrático, es decir, tan lejos de la estupidez de quienes declaran la eficiencia económica como dios a adorar (acaban creando tanto coste social que matan la eficiencia) como de quienes creen (creían) que la igualdad es la madre de todas las virtudes. Si no se crea riqueza, el consuelo de que todos comamos mierda es pobre consuelo.

    Abrazos

    Manolo Ventura

  16. Gustavo Mata

    ¡Qué gustazo saber de ti!
    Vale, a partir de ahora seré socialista democrático.
    Un abrazo enorme.

  17. Ramon

    Liberal de centro, liberal social, humanista, tipo Ropke, cercano al ordoliberalismo, a la economia social de mercado. Con algunas pinceladas de centro.derecha, y de centro.izquierda. Para algunos en un lio, para otros es un enfoque acertado

  18. Gustavo Mata

    Así es, amigo,conviene conocer las contradicciones que cada uno tiene.
    Gracias por el comentario.

Comenta


GC: WordPress | Diseño y desarrollo: montera34 y urbanohumano