El blog de Gustavo Mata
Estrategia y competencia empresarial. Las reglas del juego en los negocios.

Martes, 7 de Junio, 2011
Gustavo Mata

Archivado en Actualidad, Artículos

6 comentarios RSS de comentarios
Comenta
Trackback

¿IZQUIERDISTA LIBERAL O LIBERAL DE IZQUIERDA?

¿Qué soy: un izquierdista liberal o un liberal de izquierda?

Voy a utilizar el famoso gráfico de Nolan para explicar mi posición.

Soy partidario de la libertad individual, no me gustan nada los rebaños, soy un individualista radical, lo que me ubica en la parte izquierda del gráfico.

Y creo en la libertad económica como la mejor forma de reasignar los recursos;  pero para ser libres necesitamos reglas que cumplamos todos; y la libertad económica plena deja a muchos de los menos capaces fuera del sistema, lo que fomenta una desigualdad obscena que acaba frenando lo mejor de la libertad económica, que es la más eficiente asignación de los recursos.  Soy esencialmente solidario, y creo que los servicios de salud  deben estar al alcance de todos: no soporto la idea de que alguien pueda estar desasistido en sus problemas de salud desde que nace hasta que muere. También creo que la educación debe ser accesible para todos, por lo que debe haber un buen sistema público de educación y una política de becas eficiente que logre que ningún talento se quede sin desarrollar por limitaciones económicas. Todo eso me ubica en la parte media del cuadro de Nolan en la dimensión vertical.

Está muy claro lo que no soy: ni totalitario de izquierdas ni de derechas; el comunismo y el fascismo me repugnan. Tampoco soy neoliberal ni tengo nada que ver con el “tea party”; ¡no me gustan nada! Pero que haya tendencias de pensamiento político que no me gusten no me separa ni un milímetro de mi sentir profundamente democrático. Me encanta la frase de Gregorio Marañón: “Ser liberal es, precisamente, estas dos cosas: primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; y segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios”. Por eso me escandalizo tanto de hasta dónde hemos llegado en este siglo XXI en esta supuesta defensa de la libertad que implica saltarse todos los códigos éticos y las más elementales normas del derecho.

Pero, ¿qué soy?: ¿un izquierdista liberal o un liberal de izquierda? Pues no lo sé muy bien. También me encanta la frase de Indalecio Prieto:  “Soy socialista a fuer de liberal”. Prieto fue redactor y propietario del diario bilbaíno El Liberal, y militaba en el PSOE;  junto con Fernando de los Ríos integraba el sector más moderado partidario de  “la libertad para ser libres”. Los primeros socialistas fueron liberales radicales. Y los inventores del estado moderno y sus límites a la libertad económica fueron también liberales. No está muy de moda serlo, pero al final creo que soy un típico socialdemócrata. ¿El último que queda?

6 comentarios a “¿IZQUIERDISTA LIBERAL O LIBERAL DE IZQUIERDA?”

  1. alexandre

    Qué buena reflexión, Gustavo! Y yo el penúltimo…

  2. Gustavo Mata

    Amigo,
    ¡A ver si sale del armario el antepenúltimo y ya somos tres! Con tres ya hacían un partido en la transición; claro que luego esos tres se integraban en la UCD o en el PSOE a “chupar del bote”.
    La política, que debería ser la más noble de las dedicaciones, la han convertido los políticos con su, casi sin excepción, pésimo comportamiento, en la peor valorada. ¡Qué inmenso daño a la sociedad están haciendo! ¡Y no se quieren enterar de que cada vez estamos más lejos de ellos!
    Gracias por el comentario

  3. Marisa Laguna

    ¡Qué grande eres Gustavo!

  4. Gustavo Mata

    ¿Grande? ¡Lo que soy es viejo!
    Un beso.

  5. Alejandro

    Quedamos muchos Gustavo.
    El problema es que la falta de fervor radical, gregarismo, etc. nos complica un poco la acción conjunta…

    Permíteme una disertación a vuela pluma, tan sólo con la intención de debatir:

    Cuando uno basa su ser político en elementos tan básicos y fáciles de entender, por lógicos, como el diálogo, la ecuanimidad, anteponer los intereses generales a los particulares, amplitud de miras, respeto al discrepante, etc.; se topa con una clase política que confunde diálogo con diálogo sí, pero siempre y cuando no tenga que mover mis posiciones y la responsabilidad del fracaso recaiga en un tercero (véase reforma laboral); que confunde coherencia con permanecer inamovible aunque se trate de un error (menos soberbia y más humildad, por favor); la tan desgastada dignidad, de tanto usarla en falso está perdiendo su valor; intereses generales sí, pero después de ganar las elecciones calentando las cuentas de Castilla la Mancha aunque suba el coste de nuestra deuda; subir el IVA sí, pero no, pero sí, depende de las indicaciones que me lleguen hoy a través del twitter del partido;brotes verdes encharcados y perdidos entre tanta mentira; una administración sobredimensionada….

    Y cómo respondemos a esta falta de respeto de la clase política a sus votantes? Con el voto de castigo al más puro estilo porra madrid-barsa, con la renuncia a ejercer nuestros derechos, con manifestaciones que no terminan de cuajar, sudando cuando entramos en un banco pidiendo financiación porque queremos emprender un negocio (lo del ICO es de vergüenza)…

    Colores? para el fútbol, Ideología?, la justa y detrás de una buena gestión si no te la vas a tomar en serio, trifulcas partidistas?, para la prensa amarilla. Hace mucho que se han roto los sueños del siglo XX y no tenemos recambio a la vista, hemos estado entretenidos jugando a ser clase media y hablar del estado del bienestar y por detrás buscando dar el pase invirtiendo en inmobiliario e inflando los precios (el que haya podido), permaneciendo callados si no nos tocaban lo nuestro (el que tuviera algo que conservar)….

    Bien, han conseguido vaciar el cerebro del ciudadano de a pie a base de espectáculo, manipulación mediática, precariedad laboral, fiscalidad, etc. Nos tienen bien entretenidos.
    Y sin embargo nada nuevo. En la espiral logarítmica del desarrollo volvemos a compartir gran parte de coordenadas con la Roma más clásica. Pan y circo. Entropía brutal de los tres poderes. Morir desde dentro, implosionar. Células voraces que acaban con su propio sustento.
    Y sin embargo, muchas iniciativas nuevas, muchas propuestas que empiezan a dar forma al rizoma del nuevo paradigma. Banca ética, sostenibilidad, ecología, redes sociales, revueltas islámicas, concienciación individual para la acción global, etc.

    Son tiempos difíciles, pero más difíciles fueron en el pasado, mucho más. Y nunca antes se había producido una crisis en la que el ciudadano tuviera tantísimas oportunidades para decantar hacia dónde quiere que vaya el mundo, aunque sea un poco. Nunca antes hemos tenido la oportunidad que tenemos ahora de tomar iniciativas individuales que repercutan en las generales. Vale, hasta a Obama le han cortado un poco las alas, en China están a otro asunto, la vieja Europa está enrocada…

    El barco irá hacia donde decidan los remeros si estos son capaces de ponerse de acuerdo.

  6. Gustavo Mata

    Me encanta tu aportación, gracias Alejandro.

Comenta


GC: WordPress | Diseño y desarrollo: montera34 y urbanohumano